Valor minimo proyecto de acuicultura?

Una de las inquietudes más frecuentes entre los nuevos interesados en la acuicultura es el capital necesario para iniciar un nuevo proyecto, independientemente de la clase de producción que sea. Esta es una duda razonable, ya que estamos acostumbrados a ver actividades acuícolas de todos los tamaños, algunas exitosas y otras que fracasan, sin lograr identificar un ‘esquema perfecto’ que asegure el éxito, como por ejemplo, con un monto mínimo invertido o una tecnología especial.

Antes de capital, hablamos de calidad de operaciones

Capital suficiente, infraestructuras idóneas y personal técnico competente son las tres claves del éxito en acuicultura, y probablemente en cualquier sector agropecuario.

Dedicaremos varios artículos a este tema, pero por ahora nos enfocaremos en las relaciones de estos tres elementos desde un punto de vista más conservador, es decir, con el menor esfuerzo financiero para iniciar la actividad.

Es evidente que contar con infraestructuras adecuadas es fundamental para trabajar con los peces. Problemas como un tanque que pierde agua, un aireador que no funciona o un oxímetro que no mide correctamente el oxígeno disuelto son desafíos que incluso el mejor técnico del mercado tendría dificultades para resolver. Por otro lado, la mejor granja tecnológica de Israel, como ejemplo de estructuras altamente avanzadas, podría ser productiva, pero si el personal de campo no sabe cómo utilizar eficazmente todas las herramientas y equipos, la eficiencia disminuiría.

Al hablar de inversión, independientemente de su cuantía, debemos asegurarnos de que las infraestructuras que planeamos construir y el personal futuro sean al menos de calidad aceptable en cuanto a la infraestructura y experiencia, respectivamente. Es decir, en nuestros análisis financieros, asumimos que con dicha inversión construiremos una infraestructura excelente en la que trabajarán los mejores técnicos.

Una vez que esto esté claro, debemos considerar la cantidad de producción. Si nuestro proyecto solo produce 10 toneladas de tilapia en un año y para lograrlo necesitamos una cuadrilla de veinte técnicos y treinta operarios, evidentemente el proyecto no será económicamente sostenible, a menos que vendamos la tilapia a un valor varias veces más alto que el del mercado más caro.

Capital minimo = punto de equilibrio

Los tradicionales consultores de economía y finanzas hablan del punto de equilibrio (break even point BEP,  en inglés). Este concepto se aplica a toda actividad empresarial en el libre mercado.

Se refiere al punto en el que los costos de producción y el volumen de ventas se igualan, permitiendo que la empresa en su totalidad se vuelva rentable. Es, de hecho, la base para determinar si la producción tiene sentido o representa una fuente de pérdida.

En la acuicultura, calcular el BEP como se haría en una industria tradicional es muy difícil debido a la gran variabilidad de los costos y sus relaciones con otras variables, a menudo relacionadas con la biología y, por lo tanto, no tan precisas como se desearía. El método más preciso actualmente para calcular este parámetro es el protocolo Artemio CALC de Artemio Lab, específico para cultivos intensivos de tilapia, trucha y camarón.

En general, las pequeñas empresas acuícolas enfrentan un gran problema: el cuidado de los peces requiere atención durante todo el día, aproximadamente unas 12 horas.

Por ejemplo, el cuidado de un tanque típico de geomembrana con 2 toneladas de peces, que mide 16 metros de diámetro, requiere alrededor de 15-20 minutos diarios para monitorear y registrar los parámetros, así como media hora para suministrar las 4-6 comidas distribuidas durante las horas de luz. En total, todas las operaciones, incluyendo la recolección de peces muertos y la actualización del inventario, podrían tomar no más de 2 horas diarias. A pesar de que las operaciones reales no requieren más de 2 horas de tiempo, se necesita al menos 1 trabajador o, a veces, 1 trabajador de campo y 1 experto para analizar los valores de los parámetros, calcular la cantidad de alimento y revisar las muertes en busca de signos de enfermedades graves. A pesar de que el trabajo real no ocupa más de 2 horas, es necesario emplear uno o dos trabajadores a tiempo completo que pasen todo el día en la finca.

Este ejemplo resalta el problema típico de las granjas pequeñas: altos costos salariales para una producción relativamente pequeña, lo que resulta en una baja densidad de carga laboral.

El mismo equipo de trabajo, compuesto por 1 técnico y 1 ayudante, podría manejar con éxito un complejo piscícola de 8-12 tanques realizando todas las tareas de rutina por prácticamente el mismo sueldo.

Es evidente cómo el segundo caso puede ser económicamente viable, mientras que el primero está destinado al fracaso financiero.

Lo más interesante de esta reflexión es que no se ha hablado de “conversión de alimento”, “genética de los peces”, “riesgos sanitarios”… Porque estos factores son independientes: si van bien o mal, el proyecto piscícola fracasará si los costos de mano de obra son excesivos.

La solución no es reducir los sueldos de los trabajadores. La verdadera solución es invertir en proyectos que puedan tener un equilibrio económico y financiero adecuado para pagar todos los sueldos necesarios y dejar un margen de utilidad suficiente para:

  • Pagar las cuotas de préstamos o acumular fondos para recuperar la inversión inicial en un período adecuado, generalmente en un máximo de 4 a 5 años.
  • Disponer de un ahorro para imprevistos en la producción o mantenimiento.

Inversión mínima para empezar un proyecto de acuicultura

En Artemio Lab, contamos con una amplia base de datos que incluye diversos casos de estudio y un protocolo interno para modelizar las granjas acuícolas desde el punto de vista financiero. De esta manera, podemos identificar rápidamente los puntos de equilibrio de los diversos proyectos que los inversionistas nos piden analizar y evaluar.

Pueden ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente botón verde: