Artemio Lab
  • WhatsApp

Blog

Cadena de Valor Acuícola: elementos y dinámicas

LA CADENA DE VALOR ACUÍCOLA. La cadena o red de valor en acuicultura consiste en la visión y comprensión global de las actividades involucradas en la producción de peces con finalidad alimentaria. Los diferentes actores juegan papeles individuales y colectivos integrados. En los próximos párrafos les presentamos una introducción a la planificación de nuevas cadenas de valor acuícola y fortalecimiento de las existentes.

En la infografica es posibile mirar en su complejo el flujo creciente de valor que generan los elementos o actores productivos de la cadena acuícola. 

Proveedores de insumos

Las actividades y los proveedores de insumos juegan un rol central en la definición de los costos independientes de la producción. Los costos independientes son aquellos elementos de gasto que no podemos modificar, ya que dependen enteramente de proveedores externos. Entre ellos se encuentran los alimentos, la energía, la semilla, la melaza y los minerales. Nuestra habilidad en relación con estos insumos se debe enfocar en tres puntos clave:

 

1) Elegir proveedores confiables con una relación calidad/precio ventajosa.

 

2) Elegir un sistema logístico eficiente, ya sea por cercanía con los proveedores, fletes compartidos o pedidos más grandes a la vez.

 

3) Uso inteligente de los insumos, lo que forma parte de la capacidad de manejo de las tecnologías de cultivo.

Alimentos concentrados

La producción de alimento concentrado es realizada en varios países como Colombia, México y Ecuador por empresas consolidadas y de trayectoria histórica. En los países o regiones de nueva explotación acuícola no siempre existen fabricantes locales de este insumo, y puede ser necesario optar por:

  1. La importación
  2. La fabricación autónoma

La creación de empresas productoras de alimento concentrado debe seguir un atento análisis de mercado, ya que resulta indispensable conocer y definir los puntos de equilibrio económico-financiero de la fabricación de los alimentos.

Producción genetica (semilla)

La producciòn de alevinos puede ser afectada por fsacotres climeticos estacionales y por numerosos factores internos a la empresa, entre ellos:

1) Calidad genetica de los reproductores

2) Protocolos de manejo sanitario

3) Infraestrucuturas disponbiles

4) Capacidad tecnica del equipo de trabajo

5) Volumen de produccion (absolutos, densidades, tallas comerciales)

Los desafios en la produccion de alevinos se relaciona a dos tipos de resultados que se desea perseguir:

1) CALIDAD  GENETICA: el nivel de performance productiva que generan los ejemplares portadores de caracteres geneticos ventajosos. Se obtiene con tecnicas de seleccion o modificacion artificial genetica. 

2) NIVEL SANITARIO Y BIOSEGURIDAD: si la seleccion genetica requiere alto investimentos, los cuidados basicos que aseguran excelentes niveles de salud son responsabilidad de todo productor. Es fundamnetal la capacitacion de los trabajadores. Pueden leer mas aqui.

Insumos e servicios accesorios

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Senza categoria
Cadena de Valor Acuícola: elementos y dinámicas

LA CADENA DE VALOR ACUÍCOLA. La cadena o red de valor en acuicultura consiste en la visión y comprensión global de las actividades involucradas en la producción de peces con finalidad alimentaria. Los diferentes actores juegan papeles individuales y colectivos integrados. En los próximos párrafos les presentamos una introducción a la planificación de nuevas cadenas de valor acuícola y fortalecimiento de las existentes.

En la infografica es posibile mirar en su complejo el flujo creciente de valor que generan los elementos o actores productivos de la cadena acuícola. 

Proveedores de insumos

Las actividades y los proveedores de insumos juegan un rol central en la definición de los costos independientes de la producción. Los costos independientes son aquellos elementos de gasto que no podemos modificar, ya que dependen enteramente de proveedores externos. Entre ellos se encuentran los alimentos, la energía, la semilla, la melaza y los minerales. Nuestra habilidad en relación con estos insumos se debe enfocar en tres puntos clave:

 

1) Elegir proveedores confiables con una relación calidad/precio ventajosa.

 

2) Elegir un sistema logístico eficiente, ya sea por cercanía con los proveedores, fletes compartidos o pedidos más grandes a la vez.

 

3) Uso inteligente de los insumos, lo que forma parte de la capacidad de manejo de las tecnologías de cultivo.

Alimentos concentrados

La producción de alimento concentrado es realizada en varios países como Colombia, México y Ecuador por empresas consolidadas y de trayectoria histórica. En los países o regiones de nueva explotación acuícola no siempre existen fabricantes locales de este insumo, y puede ser necesario optar por:

  1. La importación
  2. La fabricación autónoma

La creación de empresas productoras de alimento concentrado debe seguir un atento análisis de mercado, ya que resulta indispensable conocer y definir los puntos de equilibrio económico-financiero de la fabricación de los alimentos.

Producción genetica (semilla)

La producciòn de alevinos puede ser afectada por fsacotres climeticos estacionales y por numerosos factores internos a la empresa, entre ellos:

1) Calidad genetica de los reproductores

2) Protocolos de manejo sanitario

3) Infraestrucuturas disponbiles

4) Capacidad tecnica del equipo de trabajo

5) Volumen de produccion (absolutos, densidades, tallas comerciales)

Los desafios en la produccion de alevinos se relaciona a dos tipos de resultados que se desea perseguir:

1) CALIDAD  GENETICA: el nivel de performance productiva que generan los ejemplares portadores de caracteres geneticos ventajosos. Se obtiene con tecnicas de seleccion o modificacion artificial genetica. 

2) NIVEL SANITARIO Y BIOSEGURIDAD: si la seleccion genetica requiere alto investimentos, los cuidados basicos que aseguran excelentes niveles de salud son responsabilidad de todo productor. Es fundamnetal la capacitacion de los trabajadores. Pueden leer mas aqui.

Insumos e servicios accesorios

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Estrés en peces de acuario: depredadores y espacio disponible

Aunque la investigación científica nos ofrece resultados aceptados y asimilables como verdaderos, a menudo observar ejemplos prácticos nos ayuda a comprender mejor el significado de estos estudios.

El tema que me gustaría proponer a los amigos aficionados a los acuarios es realmente amplio, pero intentaré sintetizarlo.

ESTUDIO 1 – Los peces ornamentales están fuertemente estresados por la presencia de amenazas como los depredadores.

No solo la presencia física del depredador, sino también otras señales relacionadas son percibidas como fuente de estrés. En general, incluso los ambientes desnudos y altamente iluminados no son tan apreciados por los peces presa porque los dejan al descubierto y no ofrecen la protección que instintivamente se busca.

Estos factores de estrés provocan la liberación de cortisol, una hormona que influye en cómo el organismo decide gestionar sus propios recursos (nutrientes y energía).

Un pico momentáneo de cortisol ayuda al pez a reaccionar de manera más eficiente contra la amenaza, dejando más energía disponible para una eventual huida en lugar de “desperdiciarla” para el crecimiento corporal o la reproducción.

Si el cortisol sigue siendo alto durante días o semanas, como efecto de eventos estresantes continuos, hay consecuencias trágicas para la salud del individuo. Deja de crecer correctamente, reproducirse, combatir normalmente agentes infecciosos… en general, hay un debilitamiento preocupante del organismo.

ESTUDIO 2 – El espacio disponible en el acuario altera el comportamiento de los peces, pero no hay efectos evidentes en los niveles de cortisol.

Gran parte de la atención en la acuariofilia se centra en los litros. Hay quienes se enfadan porque en lugar de 120 litros, el acuario contiene 80. Está de moda, luego, recomendar tanques de al menos 100 o 150 cm para un grupo de neones, peces de apenas 3 cm y anatómicamente no preparados para grandes nados… en cualquier caso, estas ideas seguramente las habrán escuchado si frecuentan las comunidades de acuariofilia.

Se han realizado varios estudios científicos sobre los efectos del espacio disponible en el bienestar de los peces. Se desprende que su comportamiento se ve profundamente influenciado, pero no hay una correlación clara con los niveles de cortisol, la hormona asociada al estrés, y todos los tanques utilizados en el estudio son extremadamente más pequeños que los habitualmente comercializados en acuarística para las especies involucradas en la investigación.

Entonces, ¿pondremos peces al azar en frascos de medio litro? Sería la conclusión polémica que alguien seguramente querría sacar. En realidad, por lo que sabemos, solo podemos deducir que el espacio en sí tiene un valor menor en el bienestar de los peces, mientras que la disposición y la tranquilidad del entorno circundante resultan fundamentales.

Naturalmente, el volumen de agua también está estrechamente relacionado con la gestión técnica de la calidad del agua. Con la misma cantidad de peces, menos agua se ensucia más rápidamente. Por suciedad se entiende la acumulación de sedimentos y compuestos nitrogenados tóxicos. En la práctica diaria, por lo tanto, conviene buscar un equilibrio, evitando que el único estresado sea luego el acuarista ocupado con el mantenimiento.

Volviendo a los peces y dándole sentido a las fotos. Estos estudios científicos ya mencionados, ¿encuentran alguna referencia también en los hábitats de origen de los peces ornamentales? Si observan la vista aérea, notarán una enorme masa de agua donde teóricamente deberían habitar los peces ornamentales (río Solimões, frontera entre Perú y Colombia).

En realidad, la mayoría prosperan en los arroyos del bosque, áreas donde rara vez encontrarán a los dos depredadores de las dos fotos siguientes.

Una conclusión/reflexión que les propongo:

  • Preocúpense más por la disposición que por los litros reales. Un acuario un poco pequeño, pero bien dispuesto, probablemente será más adecuado para los peces ornamentales que un gran tanque vacío.
  • El amoníaco y el nitrito matan antes de que los peces puedan experimentar estrés por un “entorno incorrecto”. La prioridad sobre todo es la calidad del agua, siempre y en todas partes.
  • Tomen en cuenta no solo la disposición interna, sino también lo que colocan o hacen alrededor del tanque.
  • Cada especie tiene características de comportamiento específicas y las preferencias ambientales pueden depender también de dónde nacieron y crecieron los ejemplares que compran.
  • Incluso los peces depredadores tienen “sus depredadores”, por lo que ciertas precauciones también deben tomarse para ellos. En cualquier caso, la información de este post se aplica principalmente a pequeños ciprínidos, tetras, pequeños cíclidos (no solo los enanos)…

 

Acuariofilia
Estrés en peces de acuario: depredadores y espacio disponible

Aunque la investigación científica nos ofrece resultados aceptados y asimilables como verdaderos, a menudo observar ejemplos prácticos nos ayuda a comprender mejor el significado de estos estudios.

El tema que me gustaría proponer a los amigos aficionados a los acuarios es realmente amplio, pero intentaré sintetizarlo.

ESTUDIO 1 – Los peces ornamentales están fuertemente estresados por la presencia de amenazas como los depredadores.

No solo la presencia física del depredador, sino también otras señales relacionadas son percibidas como fuente de estrés. En general, incluso los ambientes desnudos y altamente iluminados no son tan apreciados por los peces presa porque los dejan al descubierto y no ofrecen la protección que instintivamente se busca.

Estos factores de estrés provocan la liberación de cortisol, una hormona que influye en cómo el organismo decide gestionar sus propios recursos (nutrientes y energía).

Un pico momentáneo de cortisol ayuda al pez a reaccionar de manera más eficiente contra la amenaza, dejando más energía disponible para una eventual huida en lugar de “desperdiciarla” para el crecimiento corporal o la reproducción.

Si el cortisol sigue siendo alto durante días o semanas, como efecto de eventos estresantes continuos, hay consecuencias trágicas para la salud del individuo. Deja de crecer correctamente, reproducirse, combatir normalmente agentes infecciosos… en general, hay un debilitamiento preocupante del organismo.

ESTUDIO 2 – El espacio disponible en el acuario altera el comportamiento de los peces, pero no hay efectos evidentes en los niveles de cortisol.

Gran parte de la atención en la acuariofilia se centra en los litros. Hay quienes se enfadan porque en lugar de 120 litros, el acuario contiene 80. Está de moda, luego, recomendar tanques de al menos 100 o 150 cm para un grupo de neones, peces de apenas 3 cm y anatómicamente no preparados para grandes nados… en cualquier caso, estas ideas seguramente las habrán escuchado si frecuentan las comunidades de acuariofilia.

Se han realizado varios estudios científicos sobre los efectos del espacio disponible en el bienestar de los peces. Se desprende que su comportamiento se ve profundamente influenciado, pero no hay una correlación clara con los niveles de cortisol, la hormona asociada al estrés, y todos los tanques utilizados en el estudio son extremadamente más pequeños que los habitualmente comercializados en acuarística para las especies involucradas en la investigación.

Entonces, ¿pondremos peces al azar en frascos de medio litro? Sería la conclusión polémica que alguien seguramente querría sacar. En realidad, por lo que sabemos, solo podemos deducir que el espacio en sí tiene un valor menor en el bienestar de los peces, mientras que la disposición y la tranquilidad del entorno circundante resultan fundamentales.

Naturalmente, el volumen de agua también está estrechamente relacionado con la gestión técnica de la calidad del agua. Con la misma cantidad de peces, menos agua se ensucia más rápidamente. Por suciedad se entiende la acumulación de sedimentos y compuestos nitrogenados tóxicos. En la práctica diaria, por lo tanto, conviene buscar un equilibrio, evitando que el único estresado sea luego el acuarista ocupado con el mantenimiento.

Volviendo a los peces y dándole sentido a las fotos. Estos estudios científicos ya mencionados, ¿encuentran alguna referencia también en los hábitats de origen de los peces ornamentales? Si observan la vista aérea, notarán una enorme masa de agua donde teóricamente deberían habitar los peces ornamentales (río Solimões, frontera entre Perú y Colombia).

En realidad, la mayoría prosperan en los arroyos del bosque, áreas donde rara vez encontrarán a los dos depredadores de las dos fotos siguientes.

Una conclusión/reflexión que les propongo:

  • Preocúpense más por la disposición que por los litros reales. Un acuario un poco pequeño, pero bien dispuesto, probablemente será más adecuado para los peces ornamentales que un gran tanque vacío.
  • El amoníaco y el nitrito matan antes de que los peces puedan experimentar estrés por un “entorno incorrecto”. La prioridad sobre todo es la calidad del agua, siempre y en todas partes.
  • Tomen en cuenta no solo la disposición interna, sino también lo que colocan o hacen alrededor del tanque.
  • Cada especie tiene características de comportamiento específicas y las preferencias ambientales pueden depender también de dónde nacieron y crecieron los ejemplares que compran.
  • Incluso los peces depredadores tienen “sus depredadores”, por lo que ciertas precauciones también deben tomarse para ellos. En cualquier caso, la información de este post se aplica principalmente a pequeños ciprínidos, tetras, pequeños cíclidos (no solo los enanos)…

 

Comprender la FILTRACIÒN MECANICA Y BIOLOGICA en ACUARIOS

Los filtros de acuario derivan de la técnica RAS utilizada en la acuicultura, que como saben es la madre “industrial y científica” de la acuariofilia. Sobre el tema existen más de 45.000 publicaciones científicas: manejar bien un filtro de acuario no es una opinión subjetiva, ya que hay toda la información válida para un enfoque racional de este tema.

Entender realmente cómo funciona nos permite tomar decisiones basadas en evidencia, sin tener que abrazar una “teoría personal de alguien” como si fuera un acto de fe. Les recuerdo que están en juego su dinero y su tiempo, mejor no desperdiciarlo confiando en suposiciones infundadas.

Como probablemente ya hayan escuchado, existen dos conceptos y términos diferentes referidos a los filtros. El filtro biológico y el filtro mecánico. A menudo, la diferencia real no está muy clara: de hecho, en el comercio, todos los filtros de acuario son una versión compacta y única: una caja de plástico o un bidón. A veces hay compartimentos diferentes en el interior, pero a menudo persisten dudas sobre cómo manejar efectivamente cada parte que lo compone.

1) ¿Para qué sirve realmente un filtro mecánico?

Deben imaginarlo como un COLADOR que bloquea mecánicamente todos los desechos que pasan por él. Quizás algunos escapen, pero a la larga, la mayoría de los desechos de cualquier tipo presentes en el agua del acuario son capturados aquí.

2) ¿Para qué sirve tamizar estos desechos?

El primer resultado inmediato se refiere a la claridad del agua. ¿Se acuerdan cuando utilizan arena no lavada como sustrato? Se levanta una nube de polvo (los granos más pequeños flotan en el agua durante mucho tiempo antes de depositarse). El filtro mecánico captura estas partículas y les regala el tan deseado resultado: la transparencia. ¡Los beneficios no terminan aquí! La mayoría de los desechos en un acuario no son minerales, sino orgánicos: estamos hablando de material fecal, comida sobrante, hojas podridas de las plantas… Todos estos desechos contienen diferentes componentes, incluido el nitrógeno. El nitrógeno es el elemento que luego forma amoníaco, nitritos y nitratos. En resumen, la principal preocupación de los acuaristas.

3) El filtro mecánico atrapa estos desechos. ¿Y luego?

Cuando estos desechos orgánicos se acumulan en el tamiz, tienen la oportunidad de eliminarlos manualmente lavando esas esponjas o esteras que han utilizado para atraparlos. Lávenlas bien, sin temor a eliminar bacterias útiles: en un filtro mecánico real, no nos importan los microorganismos. Si eliminan manualmente estos desechos, habrán reducido considerablemente la carga orgánica del acuario y, en particular, habrán eliminado la fuente de nitrógeno. Como resultado, se produce menos amoníaco, menos nitrito y menos nitrato.

4) Y si no quiero limpiarlo y, además, las plantas del acuario carecen de nitrógeno, ¿qué debo hacer?

En este caso, podría tener sentido dejar que estos desechos se descompongan. Ya no tendremos un filtro mecánico real, ya que comienza a tener un papel biológico. Es decir, hay muchos microorganismos vivos en esas esponjas que están descomponiendo los desechos. Estos microorganismos NO son solo las bacterias de las que estamos acostumbrados a hablar en el famoso ciclo del nitrógeno. La mayoría de estas criaturas son detritívoras: se alimentan de los sedimentos de la misma manera en que los peces se comen los pellets. A veces, también se instalan pequeños crustáceos, varios gusanos, incluidas las lombrices si tienen la oportunidad de llegar. Aclaro de todos modos que también hay bacterias del ciclo del nitrógeno en el medio, pero no son de ninguna manera los principales huéspedes.

5) Entonces, ¿cuándo debo limpiar el filtro mecánico?

Si el objetivo es reducir el nitrógeno, la limpieza del filtro mecánico debería ser frecuente. Hacerlo semanalmente podría ser un buen compromiso. Cuantos menos desechos dejen descomponerse, menos nitrógeno liberan en el agua. Una solución excelente para un acuario dedicado a peces y sin plantas, y en general cuando se desea aligerar la carga del sistema. Si el nitrógeno no es un problema, aún así debe limpiar periódicamente el filtro mecánico, de lo contrario podría obstruirse. Tan pronto como note que el flujo de salida del filtro comienza a reducirse, le recomiendo que intervenga absolutamente. Los tiempos varían: si tiene un acuario grande con muy pocos peces y muy pocas plantas (incluso las plantas crean desechos cuando pierden hojas), podría pasar incluso un año entre una limpieza y otra. Por el contrario, si tiene, por ejemplo, muchos ciclidos grandes en crecimiento, el filtro mecánico podría obstruirse casi diariamente. El tema es siempre cuantitativo y proporcional.

6) Entonces, ¿qué hace realmente el filtro biológico?

El filtro biológico real está diseñado para alojar cepas de bacterias y otros microorganismos especializados en una función muy, muy especial. Convierten el amoníaco en nitrato, pasando eventualmente por el nitrito. La función real del filtro biológico es precisamente esta: actuar únicamente sobre ese nitrógeno que nos preocupa tanto. El proceso se llama nitrificación y también se conoce como (un segmento) del ciclo del nitrógeno. Amoniaco NH4+ –> Nitrito NO2- –> Nitrato NO3-. El filtro biológico, en este sentido preciso, debería llamarse “filtro biológico nitrificante”.

7) ¿Y dónde estaría este “filtro biológico nitrificante” en el filtro comercial?

Dado que el objetivo es hacer que este filtro biológico funcione para transformar el nitrógeno, dejando así todo el espacio posible a los microorganismos útiles exactamente para eso, este compartimento debe recibir agua posiblemente limpia, sin muchos desechos. Colocar el filtro biológico (o en otras palabras, los materiales designados para esa función) después del filtro mecánico es la mejor opción.

8) El filtro biológico va después del mecánico, pero ¿por qué se llena igual de desechos y lodo?

Si se llena de desechos gruesos, probablemente el mecánico no está funcionando bien o el mantenimiento que realizan no es adecuado, permitiendo que muchos desechos pasen y se acumulen por todas partes. No significa que ya no haya bacterias útiles del ciclo del nitrógeno, pero estamos confundiendo el papel real del filtro biológico y el verdadero riesgo es “perder el control” creando una trampa por nosotros mismos, como les explicaré mejor en un momento.

Si solo notan una especie de lodo que se acumula muy lentamente, no se preocupen. Incluso si llegan muy pocos desechos gruesos, los propios microorganismos crean nuevos desechos a largo plazo y se encontrarán con cierta suciedad incluso en el filtro biológico.

9) El filtro biológico comienza a estar lleno de suciedad. ¿Qué hacer y por qué?

El filtro biológico debe limpiarse cuando sea necesario. La creencia de que nunca debe tocarse no es más que un mito. Para que el filtro biológico funcione correctamente, necesita un flujo adecuado de agua sobre todos sus materiales. Si la suciedad comienza a taparlo, pierde eficiencia y no solo eso: si la corriente se vuelve mínima y los sedimentos son abundantes, podría ocurrir el proceso inverso a la nitrificación. Del nitrato se “retrocede” al nitrito. La falta de oxígeno está entre las condiciones favorables para este fenómeno y, como pueden imaginar, un flujo de agua insuficiente provoca una falta de este elemento.

Los microorganismos útiles están adheridos a los soportes como tubos y esponjas, pero también están en el lodo. Aquellos adheridos (crean una biopelícula precisamente para esto) son resistentes. Si las redes con los tubos o la esponja designada como filtro biológico están muy sucias, tómenlas suavemente, métanlas en un cubo con un poco de agua del acuario y muévanlas lentamente durante un momento. El lodo de más se separa dejando el agua visiblemente turbia. Luego vuelvan a colocar los materiales en su lugar y vuelvan a encender la bomba.

10) Si retiro demasiado lodo, ¿no corro el riesgo de perder también bacterias útiles?

Por supuesto, por eso hay que tener cuidado de evitar que se acumule demasiado. Aunque pequeñas cantidades de barro pueden ser útiles como soporte para la filtración biológica, en el caso del filtro de acuario, los riesgos superan los beneficios. Si se acumulan demasiado, como ya se ha mencionado, obstruyen el flujo y conducen a graves daños o al colapso del sistema. Por esta razón, hay que dar prioridad a las esponjas y a los tubos como materiales de soporte para las bacterias útiles. El filtro de acuario está diseñado para estos materiales, no para el lodo.

11) ¿Qué hacer si mi filtro solo tiene una esponja y nada más?

Probablemente fue diseñado solo como un filtro mecánico para lavar con frecuencia. Valoren si es necesario agregar otro filtro más estructurado para la función biológica.

12) ¿Cómo sé si el filtro mecánico es demasiado pequeño?

Probablemente estaríamos hablando de “demasiado estrecho” ya que los desechos se acumulan principalmente horizontalmente (imaginen pasar la suciedad por un tubo o por una tubería de alcantarillado, ¿cuál se tapa primero?). El filtro mecánico podría ser pequeño si se obstruye muy rápidamente, obligándolos a realizar mantenimientos frecuentes sin tal vez tener tiempo para hacerlos. La solución es agregar otro filtro mecánico o reducir la formación de desechos en el tanque. Hay que evaluar mejor el caso específico.

13) ¿Cómo sé si el filtro biológico es demasiado pequeño?

Siempre y cuando el mantenimiento sea correcto, si incluso después del inicio del acuario continúa acumulándose amoníaco y/o nitrito en el agua, significa que el filtro biológico es insuficiente. Solución: comprar otro filtro o reducir la carga en el tanque. Hay que evaluar mejor el caso específico.

14) ¿La capacidad de la bomba importa?

Abordaremos mejor este tema en otros momentos. Generalmente, los filtros comerciales están equipados con bombas más que suficientes, así que no se preocupen demasiado y, si es necesario, pidan directamente consejos sobre su caso específico.

15) ¿Cómo sé si un filtro (mecánico + biológico) es más grande que otro?

No por la bomba. Lo que importa para la filtración es el espacio (volumen) dedicado a los materiales filtrantes. La bomba debe tener una capacidad proporcional, pero el verdadero factor limitante sigue siendo siempre el espacio disponible para los microorganismos en la parte biológica y el área de la sección del tamiz mecánico. Por lo tanto, traten siempre de comparar los volúmenes de filtración y no se detengan solo en las capacidades declaradas de las bombas.

16) ¿Qué significa “filtro sobredimensionado”?

Es otro concepto demasiado aproximado y a menudo mal explicado. Sobredimensionado nos hace pensar en algo “más allá de nuestras necesidades”. Los puntos críticos son dos: primero, hay que entender cuáles son realmente nuestras necesidades. ¿Qué carga debe procesar ese filtro? Primero deberíamos definir esto. Luego, a menudo, con “sobredimensionado” se hace referencia a una bomba más potente que genera un mayor flujo. A veces, se instalan bombas fuertes en filtros de poco volumen, así que tengan cuidado de no confundirse. Necesitan volumen de filtración, no “flujo vacío”. De nuevo, mejor evaluar el caso específico sin generalizaciones profundamente engañosas.

17) ¿El filtro debe dimensionarse según los litros del acuario?

No, el filtro debe ser en función de la carga, es decir, de los peces. Y en realidad no solo de los peces, sino de lo que comen. La fuente original de desechos y amoniaco nitrogenado a tratar es precisamente la comida (y en el caso de los acuarios con plantas, también las hojas podridas). La cantidad de agua no hace más que diluir todos los compuestos de desecho y solo en una pequeña parte alberga microorganismos útiles para estas transformaciones de las que hemos hablado. Por ejemplo, si duplico el tamaño del acuario con los mismos peces, no necesito duplicar también el volumen de filtración. Si reduzco el tamaño del acuario y el filtro ya estaba trabajando al límite, podría ser preferible usar un filtro más grande. ¿Por qué? La explicación no es breve, así que la profundizaré en un artículo dedicado. En cualquier caso, eviten hacer que los filtros trabajen al límite y siempre traten de tener un espacio mayor que el necesario para albergar los microorganismos útiles.

Acuariofilia
Comprender la FILTRACIÒN MECANICA Y BIOLOGICA en ACUARIOS

Los filtros de acuario derivan de la técnica RAS utilizada en la acuicultura, que como saben es la madre “industrial y científica” de la acuariofilia. Sobre el tema existen más de 45.000 publicaciones científicas: manejar bien un filtro de acuario no es una opinión subjetiva, ya que hay toda la información válida para un enfoque racional de este tema.

Entender realmente cómo funciona nos permite tomar decisiones basadas en evidencia, sin tener que abrazar una “teoría personal de alguien” como si fuera un acto de fe. Les recuerdo que están en juego su dinero y su tiempo, mejor no desperdiciarlo confiando en suposiciones infundadas.

Como probablemente ya hayan escuchado, existen dos conceptos y términos diferentes referidos a los filtros. El filtro biológico y el filtro mecánico. A menudo, la diferencia real no está muy clara: de hecho, en el comercio, todos los filtros de acuario son una versión compacta y única: una caja de plástico o un bidón. A veces hay compartimentos diferentes en el interior, pero a menudo persisten dudas sobre cómo manejar efectivamente cada parte que lo compone.

1) ¿Para qué sirve realmente un filtro mecánico?

Deben imaginarlo como un COLADOR que bloquea mecánicamente todos los desechos que pasan por él. Quizás algunos escapen, pero a la larga, la mayoría de los desechos de cualquier tipo presentes en el agua del acuario son capturados aquí.

2) ¿Para qué sirve tamizar estos desechos?

El primer resultado inmediato se refiere a la claridad del agua. ¿Se acuerdan cuando utilizan arena no lavada como sustrato? Se levanta una nube de polvo (los granos más pequeños flotan en el agua durante mucho tiempo antes de depositarse). El filtro mecánico captura estas partículas y les regala el tan deseado resultado: la transparencia. ¡Los beneficios no terminan aquí! La mayoría de los desechos en un acuario no son minerales, sino orgánicos: estamos hablando de material fecal, comida sobrante, hojas podridas de las plantas… Todos estos desechos contienen diferentes componentes, incluido el nitrógeno. El nitrógeno es el elemento que luego forma amoníaco, nitritos y nitratos. En resumen, la principal preocupación de los acuaristas.

3) El filtro mecánico atrapa estos desechos. ¿Y luego?

Cuando estos desechos orgánicos se acumulan en el tamiz, tienen la oportunidad de eliminarlos manualmente lavando esas esponjas o esteras que han utilizado para atraparlos. Lávenlas bien, sin temor a eliminar bacterias útiles: en un filtro mecánico real, no nos importan los microorganismos. Si eliminan manualmente estos desechos, habrán reducido considerablemente la carga orgánica del acuario y, en particular, habrán eliminado la fuente de nitrógeno. Como resultado, se produce menos amoníaco, menos nitrito y menos nitrato.

4) Y si no quiero limpiarlo y, además, las plantas del acuario carecen de nitrógeno, ¿qué debo hacer?

En este caso, podría tener sentido dejar que estos desechos se descompongan. Ya no tendremos un filtro mecánico real, ya que comienza a tener un papel biológico. Es decir, hay muchos microorganismos vivos en esas esponjas que están descomponiendo los desechos. Estos microorganismos NO son solo las bacterias de las que estamos acostumbrados a hablar en el famoso ciclo del nitrógeno. La mayoría de estas criaturas son detritívoras: se alimentan de los sedimentos de la misma manera en que los peces se comen los pellets. A veces, también se instalan pequeños crustáceos, varios gusanos, incluidas las lombrices si tienen la oportunidad de llegar. Aclaro de todos modos que también hay bacterias del ciclo del nitrógeno en el medio, pero no son de ninguna manera los principales huéspedes.

5) Entonces, ¿cuándo debo limpiar el filtro mecánico?

Si el objetivo es reducir el nitrógeno, la limpieza del filtro mecánico debería ser frecuente. Hacerlo semanalmente podría ser un buen compromiso. Cuantos menos desechos dejen descomponerse, menos nitrógeno liberan en el agua. Una solución excelente para un acuario dedicado a peces y sin plantas, y en general cuando se desea aligerar la carga del sistema. Si el nitrógeno no es un problema, aún así debe limpiar periódicamente el filtro mecánico, de lo contrario podría obstruirse. Tan pronto como note que el flujo de salida del filtro comienza a reducirse, le recomiendo que intervenga absolutamente. Los tiempos varían: si tiene un acuario grande con muy pocos peces y muy pocas plantas (incluso las plantas crean desechos cuando pierden hojas), podría pasar incluso un año entre una limpieza y otra. Por el contrario, si tiene, por ejemplo, muchos ciclidos grandes en crecimiento, el filtro mecánico podría obstruirse casi diariamente. El tema es siempre cuantitativo y proporcional.

6) Entonces, ¿qué hace realmente el filtro biológico?

El filtro biológico real está diseñado para alojar cepas de bacterias y otros microorganismos especializados en una función muy, muy especial. Convierten el amoníaco en nitrato, pasando eventualmente por el nitrito. La función real del filtro biológico es precisamente esta: actuar únicamente sobre ese nitrógeno que nos preocupa tanto. El proceso se llama nitrificación y también se conoce como (un segmento) del ciclo del nitrógeno. Amoniaco NH4+ –> Nitrito NO2- –> Nitrato NO3-. El filtro biológico, en este sentido preciso, debería llamarse “filtro biológico nitrificante”.

7) ¿Y dónde estaría este “filtro biológico nitrificante” en el filtro comercial?

Dado que el objetivo es hacer que este filtro biológico funcione para transformar el nitrógeno, dejando así todo el espacio posible a los microorganismos útiles exactamente para eso, este compartimento debe recibir agua posiblemente limpia, sin muchos desechos. Colocar el filtro biológico (o en otras palabras, los materiales designados para esa función) después del filtro mecánico es la mejor opción.

8) El filtro biológico va después del mecánico, pero ¿por qué se llena igual de desechos y lodo?

Si se llena de desechos gruesos, probablemente el mecánico no está funcionando bien o el mantenimiento que realizan no es adecuado, permitiendo que muchos desechos pasen y se acumulen por todas partes. No significa que ya no haya bacterias útiles del ciclo del nitrógeno, pero estamos confundiendo el papel real del filtro biológico y el verdadero riesgo es “perder el control” creando una trampa por nosotros mismos, como les explicaré mejor en un momento.

Si solo notan una especie de lodo que se acumula muy lentamente, no se preocupen. Incluso si llegan muy pocos desechos gruesos, los propios microorganismos crean nuevos desechos a largo plazo y se encontrarán con cierta suciedad incluso en el filtro biológico.

9) El filtro biológico comienza a estar lleno de suciedad. ¿Qué hacer y por qué?

El filtro biológico debe limpiarse cuando sea necesario. La creencia de que nunca debe tocarse no es más que un mito. Para que el filtro biológico funcione correctamente, necesita un flujo adecuado de agua sobre todos sus materiales. Si la suciedad comienza a taparlo, pierde eficiencia y no solo eso: si la corriente se vuelve mínima y los sedimentos son abundantes, podría ocurrir el proceso inverso a la nitrificación. Del nitrato se “retrocede” al nitrito. La falta de oxígeno está entre las condiciones favorables para este fenómeno y, como pueden imaginar, un flujo de agua insuficiente provoca una falta de este elemento.

Los microorganismos útiles están adheridos a los soportes como tubos y esponjas, pero también están en el lodo. Aquellos adheridos (crean una biopelícula precisamente para esto) son resistentes. Si las redes con los tubos o la esponja designada como filtro biológico están muy sucias, tómenlas suavemente, métanlas en un cubo con un poco de agua del acuario y muévanlas lentamente durante un momento. El lodo de más se separa dejando el agua visiblemente turbia. Luego vuelvan a colocar los materiales en su lugar y vuelvan a encender la bomba.

10) Si retiro demasiado lodo, ¿no corro el riesgo de perder también bacterias útiles?

Por supuesto, por eso hay que tener cuidado de evitar que se acumule demasiado. Aunque pequeñas cantidades de barro pueden ser útiles como soporte para la filtración biológica, en el caso del filtro de acuario, los riesgos superan los beneficios. Si se acumulan demasiado, como ya se ha mencionado, obstruyen el flujo y conducen a graves daños o al colapso del sistema. Por esta razón, hay que dar prioridad a las esponjas y a los tubos como materiales de soporte para las bacterias útiles. El filtro de acuario está diseñado para estos materiales, no para el lodo.

11) ¿Qué hacer si mi filtro solo tiene una esponja y nada más?

Probablemente fue diseñado solo como un filtro mecánico para lavar con frecuencia. Valoren si es necesario agregar otro filtro más estructurado para la función biológica.

12) ¿Cómo sé si el filtro mecánico es demasiado pequeño?

Probablemente estaríamos hablando de “demasiado estrecho” ya que los desechos se acumulan principalmente horizontalmente (imaginen pasar la suciedad por un tubo o por una tubería de alcantarillado, ¿cuál se tapa primero?). El filtro mecánico podría ser pequeño si se obstruye muy rápidamente, obligándolos a realizar mantenimientos frecuentes sin tal vez tener tiempo para hacerlos. La solución es agregar otro filtro mecánico o reducir la formación de desechos en el tanque. Hay que evaluar mejor el caso específico.

13) ¿Cómo sé si el filtro biológico es demasiado pequeño?

Siempre y cuando el mantenimiento sea correcto, si incluso después del inicio del acuario continúa acumulándose amoníaco y/o nitrito en el agua, significa que el filtro biológico es insuficiente. Solución: comprar otro filtro o reducir la carga en el tanque. Hay que evaluar mejor el caso específico.

14) ¿La capacidad de la bomba importa?

Abordaremos mejor este tema en otros momentos. Generalmente, los filtros comerciales están equipados con bombas más que suficientes, así que no se preocupen demasiado y, si es necesario, pidan directamente consejos sobre su caso específico.

15) ¿Cómo sé si un filtro (mecánico + biológico) es más grande que otro?

No por la bomba. Lo que importa para la filtración es el espacio (volumen) dedicado a los materiales filtrantes. La bomba debe tener una capacidad proporcional, pero el verdadero factor limitante sigue siendo siempre el espacio disponible para los microorganismos en la parte biológica y el área de la sección del tamiz mecánico. Por lo tanto, traten siempre de comparar los volúmenes de filtración y no se detengan solo en las capacidades declaradas de las bombas.

16) ¿Qué significa “filtro sobredimensionado”?

Es otro concepto demasiado aproximado y a menudo mal explicado. Sobredimensionado nos hace pensar en algo “más allá de nuestras necesidades”. Los puntos críticos son dos: primero, hay que entender cuáles son realmente nuestras necesidades. ¿Qué carga debe procesar ese filtro? Primero deberíamos definir esto. Luego, a menudo, con “sobredimensionado” se hace referencia a una bomba más potente que genera un mayor flujo. A veces, se instalan bombas fuertes en filtros de poco volumen, así que tengan cuidado de no confundirse. Necesitan volumen de filtración, no “flujo vacío”. De nuevo, mejor evaluar el caso específico sin generalizaciones profundamente engañosas.

17) ¿El filtro debe dimensionarse según los litros del acuario?

No, el filtro debe ser en función de la carga, es decir, de los peces. Y en realidad no solo de los peces, sino de lo que comen. La fuente original de desechos y amoniaco nitrogenado a tratar es precisamente la comida (y en el caso de los acuarios con plantas, también las hojas podridas). La cantidad de agua no hace más que diluir todos los compuestos de desecho y solo en una pequeña parte alberga microorganismos útiles para estas transformaciones de las que hemos hablado. Por ejemplo, si duplico el tamaño del acuario con los mismos peces, no necesito duplicar también el volumen de filtración. Si reduzco el tamaño del acuario y el filtro ya estaba trabajando al límite, podría ser preferible usar un filtro más grande. ¿Por qué? La explicación no es breve, así que la profundizaré en un artículo dedicado. En cualquier caso, eviten hacer que los filtros trabajen al límite y siempre traten de tener un espacio mayor que el necesario para albergar los microorganismos útiles.

Curvas de tolerancia en PECES ORNAMENTALES

Cuando se habla en sentido amplio del bienestar de los peces de acuario, a menudo se realiza una evaluación un poco demasiado clara y simplista.

Históricamente, la gestión de los peces se basaba en valores tabulares aprendidos de las llamadas “fichas en línea”. Si bien podían ofrecer una buena idea general, en la práctica a menudo ofrecían una visión engañosa de lo que realmente necesitan o prefieren los animales.

En mi opinión, el método representativo de las curvas logra aclarar de manera bastante intuitiva cómo funciona el nivel de bienestar o malestar de los peces. Les describo brevemente el gráfico.

Imaginen un pez ornamental común adulto alojado en su acuario. Seguramente tendrá preferencias en términos de cada parámetro: no solo los valores químico-físicos del agua, sino también la intensidad de la luz, la cantidad de alimento, el flujo de agua, la densidad de ejemplares en el tanque, etc. Observen la curva amplia con la etiqueta <<estabulación pez adulto>>.

EJEMPLO: LA TEMPERATURA

Consideremos un parámetro comúnmente analizado: la temperatura.

Una temperatura demasiado baja, hipotéticamente de 5°C, provoca una mortalidad aguda: el estrés es tan alto que no es sostenible. El mismo resultado se obtiene con una temperatura de 45°C.

Estos valores peligrosos corresponden a los dos extremos de la curva o “zona roja” en el segmento.

Una temperatura de 15°C y una de 35°C no provocan una mortalidad aguda, pero generan un estado de malestar tolerable durante cierto período. A largo plazo, directa o indirectamente, pueden contribuir a la muerte del individuo o a una reducción significativa de sus capacidades biológicas: alimentarse adecuadamente, digerir bien, reproducirse, defenderse de las enfermedades…

Estos valores se encuentran en la “zona amarilla” del segmento.

Una temperatura entre 20 y 30°C representa un rango ideal en el cual el pez adulto puede vivir en las mejores condiciones físicas. Tanto a 20 como a 30 grados, el metabolismo funciona correctamente, la respuesta defensiva a las infecciones es suficiente. En general, el estado de bienestar es positivo o, más correctamente, no se ve negativamente alterado por ese parámetro específico.

Un aspecto muy importante a entender es cómo la longevidad puede ser un resultado engañoso para juzgar el bienestar. Un mismo pez criado a 20°C en lugar de a 30°C probablemente tendrá una vida más larga, pero esto no está necesariamente relacionado con su salud: simplemente, una temperatura más alta en animales ectotérmicos y mesotérmicos (es decir, cuya temperatura corporal depende totalmente o predominantemente del entorno externo) provoca una aceleración del metabolismo y, paralelamente, la aparición de problemas relacionados con la edad.

 

LA CURVA ESPECIAL

Ahora pasemos a la otra curva, representada casualmente a la derecha y más alta (solo para distinguirlas, no necesariamente deben estar relacionadas entre sí).

Como pueden leer, esta curva se refiere a una fase específica de la vida del pez, como la reproducción, que podemos dividir en desove, desarrollo embrionario de los huevos, supervivencia de las larvas y alevines.

Casi siempre, en los peces ornamentales, la curva de bienestar relacionada con el individuo adulto estabulado a largo plazo es muy diferente de la aplicable con éxito en la fase reproductiva.

En otras palabras, las condiciones óptimas para reproducir un pez no necesariamente son las mejores para la salud a largo plazo del reproductor.

Esto parece ser a menudo un concepto mal interpretado tanto por los autores de muchas fichas en línea como, consecuentemente, por sus lectores.

Desde un punto de vista ecológico y fisiológico, en la naturaleza los peces enfrentan diferentes cambios ambientales durante el curso del año, y esta estacionalidad influye en el organismo, empujándolo más o menos hacia una actividad específica. Ciertas condiciones ambientales se reflejan en los equilibrios hormonales y en la forma en que el pez utiliza sus recursos (nutrientes y energía). La presión selectiva ha moldeado poblaciones de peces que responden bien a estos cambios, concentrando la reproducción en ciertos meses en lugar de otros, con un resultado final exitoso: de hecho, estas poblaciones no se han extinguido.

Forzar a un pez a condiciones de reproducción de manera constante puede no ser una elección adecuada en muchas especies. Esto depende de las especies y, a nivel de acuarismo, también de los objetivos personales o comerciales.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

  • Las mediciones puntuales de los parámetros en la naturaleza son engañosas. Leer que un cierto cíclido fue encontrado una vez a pH 3 en algún río amazónico no significa necesariamente que ese valor esté dentro del rango verde.
  • En la naturaleza, los peces sobreviven a períodos en la zona amarilla y a largo plazo, si las condiciones son a menudo amarillas o cercanas al rojo, la selección natural puede producir poblaciones cada vez más aptas, trasladando o ampliando así la curva de tolerancia.
  • Los peces procedentes de diferentes entornos pueden convivir en el mismo acuario si todas las diversas condiciones tienen un punto de encuentro en la zona verde. Un pez que tiende a vivir en aguas ácidas podría convivir bien con uno de aguas alcalinas si ambas especies toleran durezas y pH intermedios: debemos basarnos en datos específicos para ese “valor de encuentro”, sin prejuicios ideológicos.
  • Experiencias aisladas de supervivencia o problemas de una cierta especie en condiciones “diferentes” no siempre tienen valor o consistencia estadística. La rigurosidad y el método en el registro de datos en un estudio científico no se comparan con lo que es una anécdota de salón.
  • En general, es mejor confiar en los datos de laboratorio, ya que analizan de manera muy precisa un parámetro específico, sin correr tantos riesgos de cometer errores procedimentales o de interpretación. Repito para aclararlo desde otro punto de vista. La falta de reproducción de una cierta especie en acuario no significa que esos individuos no vivan bien, al contrario, forzar una reproducción continua puede no ser ideal para los adultos reproductores.
Acuariofilia
Curvas de tolerancia en PECES ORNAMENTALES

Cuando se habla en sentido amplio del bienestar de los peces de acuario, a menudo se realiza una evaluación un poco demasiado clara y simplista.

Históricamente, la gestión de los peces se basaba en valores tabulares aprendidos de las llamadas “fichas en línea”. Si bien podían ofrecer una buena idea general, en la práctica a menudo ofrecían una visión engañosa de lo que realmente necesitan o prefieren los animales.

En mi opinión, el método representativo de las curvas logra aclarar de manera bastante intuitiva cómo funciona el nivel de bienestar o malestar de los peces. Les describo brevemente el gráfico.

Imaginen un pez ornamental común adulto alojado en su acuario. Seguramente tendrá preferencias en términos de cada parámetro: no solo los valores químico-físicos del agua, sino también la intensidad de la luz, la cantidad de alimento, el flujo de agua, la densidad de ejemplares en el tanque, etc. Observen la curva amplia con la etiqueta <<estabulación pez adulto>>.

EJEMPLO: LA TEMPERATURA

Consideremos un parámetro comúnmente analizado: la temperatura.

Una temperatura demasiado baja, hipotéticamente de 5°C, provoca una mortalidad aguda: el estrés es tan alto que no es sostenible. El mismo resultado se obtiene con una temperatura de 45°C.

Estos valores peligrosos corresponden a los dos extremos de la curva o “zona roja” en el segmento.

Una temperatura de 15°C y una de 35°C no provocan una mortalidad aguda, pero generan un estado de malestar tolerable durante cierto período. A largo plazo, directa o indirectamente, pueden contribuir a la muerte del individuo o a una reducción significativa de sus capacidades biológicas: alimentarse adecuadamente, digerir bien, reproducirse, defenderse de las enfermedades…

Estos valores se encuentran en la “zona amarilla” del segmento.

Una temperatura entre 20 y 30°C representa un rango ideal en el cual el pez adulto puede vivir en las mejores condiciones físicas. Tanto a 20 como a 30 grados, el metabolismo funciona correctamente, la respuesta defensiva a las infecciones es suficiente. En general, el estado de bienestar es positivo o, más correctamente, no se ve negativamente alterado por ese parámetro específico.

Un aspecto muy importante a entender es cómo la longevidad puede ser un resultado engañoso para juzgar el bienestar. Un mismo pez criado a 20°C en lugar de a 30°C probablemente tendrá una vida más larga, pero esto no está necesariamente relacionado con su salud: simplemente, una temperatura más alta en animales ectotérmicos y mesotérmicos (es decir, cuya temperatura corporal depende totalmente o predominantemente del entorno externo) provoca una aceleración del metabolismo y, paralelamente, la aparición de problemas relacionados con la edad.

 

LA CURVA ESPECIAL

Ahora pasemos a la otra curva, representada casualmente a la derecha y más alta (solo para distinguirlas, no necesariamente deben estar relacionadas entre sí).

Como pueden leer, esta curva se refiere a una fase específica de la vida del pez, como la reproducción, que podemos dividir en desove, desarrollo embrionario de los huevos, supervivencia de las larvas y alevines.

Casi siempre, en los peces ornamentales, la curva de bienestar relacionada con el individuo adulto estabulado a largo plazo es muy diferente de la aplicable con éxito en la fase reproductiva.

En otras palabras, las condiciones óptimas para reproducir un pez no necesariamente son las mejores para la salud a largo plazo del reproductor.

Esto parece ser a menudo un concepto mal interpretado tanto por los autores de muchas fichas en línea como, consecuentemente, por sus lectores.

Desde un punto de vista ecológico y fisiológico, en la naturaleza los peces enfrentan diferentes cambios ambientales durante el curso del año, y esta estacionalidad influye en el organismo, empujándolo más o menos hacia una actividad específica. Ciertas condiciones ambientales se reflejan en los equilibrios hormonales y en la forma en que el pez utiliza sus recursos (nutrientes y energía). La presión selectiva ha moldeado poblaciones de peces que responden bien a estos cambios, concentrando la reproducción en ciertos meses en lugar de otros, con un resultado final exitoso: de hecho, estas poblaciones no se han extinguido.

Forzar a un pez a condiciones de reproducción de manera constante puede no ser una elección adecuada en muchas especies. Esto depende de las especies y, a nivel de acuarismo, también de los objetivos personales o comerciales.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

  • Las mediciones puntuales de los parámetros en la naturaleza son engañosas. Leer que un cierto cíclido fue encontrado una vez a pH 3 en algún río amazónico no significa necesariamente que ese valor esté dentro del rango verde.
  • En la naturaleza, los peces sobreviven a períodos en la zona amarilla y a largo plazo, si las condiciones son a menudo amarillas o cercanas al rojo, la selección natural puede producir poblaciones cada vez más aptas, trasladando o ampliando así la curva de tolerancia.
  • Los peces procedentes de diferentes entornos pueden convivir en el mismo acuario si todas las diversas condiciones tienen un punto de encuentro en la zona verde. Un pez que tiende a vivir en aguas ácidas podría convivir bien con uno de aguas alcalinas si ambas especies toleran durezas y pH intermedios: debemos basarnos en datos específicos para ese “valor de encuentro”, sin prejuicios ideológicos.
  • Experiencias aisladas de supervivencia o problemas de una cierta especie en condiciones “diferentes” no siempre tienen valor o consistencia estadística. La rigurosidad y el método en el registro de datos en un estudio científico no se comparan con lo que es una anécdota de salón.
  • En general, es mejor confiar en los datos de laboratorio, ya que analizan de manera muy precisa un parámetro específico, sin correr tantos riesgos de cometer errores procedimentales o de interpretación. Repito para aclararlo desde otro punto de vista. La falta de reproducción de una cierta especie en acuario no significa que esos individuos no vivan bien, al contrario, forzar una reproducción continua puede no ser ideal para los adultos reproductores.
Falsos cuentos sobre COLOR de fondo del acuario

Un acuario de salón suele ser una fuente de inspiración y distracción de la vida cotidiana, llevando la imaginación en un viaje exótico a la naturaleza salvaje… desde el sillón.

Para hacer esta experiencia aún más fascinante, a lo largo de los años han evolucionado diversas técnicas de decoración que tienen en cuenta: reglas de disposición visual y fotográfica, juegos de luces y sombras bien calculados, cuidado del detalle, formas y colores seleccionados para ser armónicos e inspiradores. Estos proyectos son verdaderas obras de arte y a veces se llaman “aquascaping”.

En un acuario típico de salón, no se suele decorar de manera tan refinada, pero se siguen reglas más simples. Entre ellas, la tendencia sigue siendo reproducir en la medida de lo posible la idea de “naturaleza salvaje” utilizando sustratos, maderas, rocas, plantas y varios muebles que nos recuerden esa idea. Destaco por tercera vez la palabra IDEA.

Debemos considerar que a menudo la naturaleza se idealiza estéticamente, llevándonos a imaginar algo que no existe o que no es estadísticamente representativo: una vista mágica de un bosque no nos enseña cómo es realmente ese bosque. Lo mismo ocurre con los acuarios: se intenta decorar de manera que parezca todo natural, pero si fuéramos realmente a los hábitats que nos inspiran, nos daríamos cuenta de que casi siempre esa belleza idealizada no existe más que en algunas tomas. Es un poco el juego de los fotógrafos paisajistas.

Uno de los errores conceptuales que he identificado sobre este tema son las justificaciones impropias que sustentan ciertas elecciones. De hecho, a menudo se piensa que una decoración “natural” es la mejor opción para los protagonistas del acuario, es decir, los peces. En otras palabras, a menudo se justifica la elección estética de la decoración en función de un efecto positivo en el bienestar de los peces.

En las próximas líneas les presentaré el ejemplo de la elección del color del sustrato del acuario y del fondo que se aplica en el cristal posterior del tanque.

A menudo se recomienda usar “colores naturales”. Arena blanca, marrón o negra, lo mismo para el fondo, generalmente negro. Me parece un poco difícil definir qué es un color natural, pero generalmente los mencionados se consideran buenos para el acuario y para los peces ornamentales.

Esta reflexión excluye la opinión ESTÉTICA, ya que es SUBJETIVA. En cambio, les hablo de los DATOS OBJETIVOS obtenidos gracias a la investigación científica realizada por profesionales (y no por gurús autoreferenciados).

El objetivo no es definir qué es bonito o qué es feo.

El primer objetivo es entender qué es positivo para el bienestar de los peces ornamentales, no necesariamente para el ojo del propietario.

El segundo objetivo es entender si las críticas a los “colores no naturales” son fundamentadas o si son simplemente la expresión de la petulancia de los autores.

Les propongo una lista con viñetas para dar un mínimo de orden a los pensamientos.

  1. BETTA SPLENDENS: en un experimento en el que se evaluó el rendimiento de crecimiento de un lote de especímenes rojos sólidos, el mejor color del tanque (se habla específicamente de las paredes) resultó ser el azul, seguido inmediatamente por el rojo. Los otros colores probados fueron el negro y las paredes transparentes.
  2. GAMBERONI (Cherax quadricarinatus): en un lote de jóvenes, el mejor crecimiento se registró en el tanque con fondo oscuro (azul, negro), mientras que los resultados fueron más decepcionantes en los tanques claros y por lo tanto luminosos (blanco, amarillo).
  3. PECES DE FONDO MIMÉTICOS: un estudio examina una especie no típica en acuarios, pero muy interesante por su estrategia de supervivencia: esconderse quietos en un sustrato de color similar (criptomimetismo). Los peces que se mimetizan prefieren un color similar al de su piel. También los que no son estrictamente acuáticos. Otro estudio habla sobre los Corydoras, analizando el comportamiento que adoptan para camuflarse en el fondo. También interesante por otros aspectos, como el que describe la unión de peces de especies diferentes cuando todos perciben un peligro.
  4. CÍCLIDOS EN ACUARIOS OSCUROS: si la oscuridad es demasiado grande, los peces no encuentran fácilmente alimento y por lo tanto crecen menos. Si la luminosidad es suficiente para evitar este problema, el color azul resulta ser el preferido por los peces estudiados (tilapias). El menos preferido parece ser el rojo.
  5. PECES GLOBO (tiger puffer específicamente): estos peces globo suelen preferir un fondo de color claro y una luz azulada o verde. Estas preferencias pueden cambiar según su edad y también según cómo hayan sido criados anteriormente.
  6. GUPPY: el uso de diferentes colores ambientales influye en su crecimiento y pigmentación. De los estudios se desprende que las mejores actuaciones se obtienen con fondos transparentes, mientras que si se opta por un color, el azul influye positivamente en el crecimiento y el verde en la coloración. Los peores resultados se obtuvieron con el color rojo. En este experimento no se profundiza en el papel de la intensidad luminosa.
  7. DANIO RERIO: algunos estudios muy interesantes van más allá y tratan de evaluar si estos peces pueden asociar un color con un beneficio (por ejemplo, una recompensa como alimento). Los resultados dicen que, en algunas condiciones, esto es posible, pero depende de varios factores: población de origen de los sujetos de prueba, contraste entre colores y otras asociaciones. Hablar de colores en absoluto podría no ser tan correcto si existen eventos que condicionan la elección de los peces, de la misma manera que el aprendizaje puede verse alterado por asociaciones y preferencias previas.
  8. DANIO RERIO, nuevamente: un estudio sobre la supervivencia en las primeras etapas de la vida destaca que los mejores colores son el negro y el rojo, mientras que los tanques amarillos y transparentes fueron claramente menos adecuados.

Existen numerosos otros estudios que tratan de aclarar las preferencias de los peces por los colores ambientales, tanto en especies alimenticias como ornamentales. Según el conocimiento disponible hoy en día, deberíamos reflexionar sobre la complejidad de estos animales evitando simplificar demasiado según ideologías infundadas.

En conclusión, si alguien está montando su primer acuario, sugiero concentrarse en los pilares de la gestión correcta: calidad del agua y alimentación. Estos son los factores PRIORITARIOS en la cría de animales acuáticos. Un fondo coloreado no causa mortalidad en los peces comprados, un pico de amoníaco sí. Cuando entiendan bien cómo no hacer que los peces mueran por intoxicación o desnutrición, entonces será un paseo divertido profundizar en las preferencias ambientales de las especies que han elegido.

Un último consejo en general, necesario dada la abundancia de charlatanería y falta de educación que veo en algunas comunidades de acuarismo, va dirigido a aquellos que critican e insultan a los nuevos entusiastas por elecciones estéticas poco compartidas. Si la energía que emplean en tratar mal al prójimo la usaran para leer publicaciones científicas, quizás este sector se beneficiaría.

 

Blue aquarium background is appropriate for rearing male Siamese fighting fish (Betta splendens)

The effect of aquarium color background on the survival, growth performance, body coloration, and enzymatic activity of laboratory cultured Cherax quadricarinatus juveniles

The Influence of Substrate Color on the Alarm Response of Tidepool Sculpins (Oligocottus maculosus; Pisces, Cottidae)

Crypsis in Corydoras (Pisces: Siluriform es, C allichthyidae).

Environmental light color affects the stress response of Nile tilapia

Effect of Environmental Color on the Behavioral and Physiological Response of Nile Tilapia

Preference of juvenile tiger puffer for light spectrum and tank colours based on different body size and breeding background

Effect of Background Color on the Growth Pattern, Breeding Performance and Coloration of Guppy Fish (Poecilia reticulata)

Color preferences affect learning in zebrafish, Danio rerio

Effects of different background colors on adult spawning, egg hatchability, and larval survival of zebrafish (Danio rerio)

Acuariofilia
Falsos cuentos sobre COLOR de fondo del acuario

Un acuario de salón suele ser una fuente de inspiración y distracción de la vida cotidiana, llevando la imaginación en un viaje exótico a la naturaleza salvaje… desde el sillón.

Para hacer esta experiencia aún más fascinante, a lo largo de los años han evolucionado diversas técnicas de decoración que tienen en cuenta: reglas de disposición visual y fotográfica, juegos de luces y sombras bien calculados, cuidado del detalle, formas y colores seleccionados para ser armónicos e inspiradores. Estos proyectos son verdaderas obras de arte y a veces se llaman “aquascaping”.

En un acuario típico de salón, no se suele decorar de manera tan refinada, pero se siguen reglas más simples. Entre ellas, la tendencia sigue siendo reproducir en la medida de lo posible la idea de “naturaleza salvaje” utilizando sustratos, maderas, rocas, plantas y varios muebles que nos recuerden esa idea. Destaco por tercera vez la palabra IDEA.

Debemos considerar que a menudo la naturaleza se idealiza estéticamente, llevándonos a imaginar algo que no existe o que no es estadísticamente representativo: una vista mágica de un bosque no nos enseña cómo es realmente ese bosque. Lo mismo ocurre con los acuarios: se intenta decorar de manera que parezca todo natural, pero si fuéramos realmente a los hábitats que nos inspiran, nos daríamos cuenta de que casi siempre esa belleza idealizada no existe más que en algunas tomas. Es un poco el juego de los fotógrafos paisajistas.

Uno de los errores conceptuales que he identificado sobre este tema son las justificaciones impropias que sustentan ciertas elecciones. De hecho, a menudo se piensa que una decoración “natural” es la mejor opción para los protagonistas del acuario, es decir, los peces. En otras palabras, a menudo se justifica la elección estética de la decoración en función de un efecto positivo en el bienestar de los peces.

En las próximas líneas les presentaré el ejemplo de la elección del color del sustrato del acuario y del fondo que se aplica en el cristal posterior del tanque.

A menudo se recomienda usar “colores naturales”. Arena blanca, marrón o negra, lo mismo para el fondo, generalmente negro. Me parece un poco difícil definir qué es un color natural, pero generalmente los mencionados se consideran buenos para el acuario y para los peces ornamentales.

Esta reflexión excluye la opinión ESTÉTICA, ya que es SUBJETIVA. En cambio, les hablo de los DATOS OBJETIVOS obtenidos gracias a la investigación científica realizada por profesionales (y no por gurús autoreferenciados).

El objetivo no es definir qué es bonito o qué es feo.

El primer objetivo es entender qué es positivo para el bienestar de los peces ornamentales, no necesariamente para el ojo del propietario.

El segundo objetivo es entender si las críticas a los “colores no naturales” son fundamentadas o si son simplemente la expresión de la petulancia de los autores.

Les propongo una lista con viñetas para dar un mínimo de orden a los pensamientos.

  1. BETTA SPLENDENS: en un experimento en el que se evaluó el rendimiento de crecimiento de un lote de especímenes rojos sólidos, el mejor color del tanque (se habla específicamente de las paredes) resultó ser el azul, seguido inmediatamente por el rojo. Los otros colores probados fueron el negro y las paredes transparentes.
  2. GAMBERONI (Cherax quadricarinatus): en un lote de jóvenes, el mejor crecimiento se registró en el tanque con fondo oscuro (azul, negro), mientras que los resultados fueron más decepcionantes en los tanques claros y por lo tanto luminosos (blanco, amarillo).
  3. PECES DE FONDO MIMÉTICOS: un estudio examina una especie no típica en acuarios, pero muy interesante por su estrategia de supervivencia: esconderse quietos en un sustrato de color similar (criptomimetismo). Los peces que se mimetizan prefieren un color similar al de su piel. También los que no son estrictamente acuáticos. Otro estudio habla sobre los Corydoras, analizando el comportamiento que adoptan para camuflarse en el fondo. También interesante por otros aspectos, como el que describe la unión de peces de especies diferentes cuando todos perciben un peligro.
  4. CÍCLIDOS EN ACUARIOS OSCUROS: si la oscuridad es demasiado grande, los peces no encuentran fácilmente alimento y por lo tanto crecen menos. Si la luminosidad es suficiente para evitar este problema, el color azul resulta ser el preferido por los peces estudiados (tilapias). El menos preferido parece ser el rojo.
  5. PECES GLOBO (tiger puffer específicamente): estos peces globo suelen preferir un fondo de color claro y una luz azulada o verde. Estas preferencias pueden cambiar según su edad y también según cómo hayan sido criados anteriormente.
  6. GUPPY: el uso de diferentes colores ambientales influye en su crecimiento y pigmentación. De los estudios se desprende que las mejores actuaciones se obtienen con fondos transparentes, mientras que si se opta por un color, el azul influye positivamente en el crecimiento y el verde en la coloración. Los peores resultados se obtuvieron con el color rojo. En este experimento no se profundiza en el papel de la intensidad luminosa.
  7. DANIO RERIO: algunos estudios muy interesantes van más allá y tratan de evaluar si estos peces pueden asociar un color con un beneficio (por ejemplo, una recompensa como alimento). Los resultados dicen que, en algunas condiciones, esto es posible, pero depende de varios factores: población de origen de los sujetos de prueba, contraste entre colores y otras asociaciones. Hablar de colores en absoluto podría no ser tan correcto si existen eventos que condicionan la elección de los peces, de la misma manera que el aprendizaje puede verse alterado por asociaciones y preferencias previas.
  8. DANIO RERIO, nuevamente: un estudio sobre la supervivencia en las primeras etapas de la vida destaca que los mejores colores son el negro y el rojo, mientras que los tanques amarillos y transparentes fueron claramente menos adecuados.

Existen numerosos otros estudios que tratan de aclarar las preferencias de los peces por los colores ambientales, tanto en especies alimenticias como ornamentales. Según el conocimiento disponible hoy en día, deberíamos reflexionar sobre la complejidad de estos animales evitando simplificar demasiado según ideologías infundadas.

En conclusión, si alguien está montando su primer acuario, sugiero concentrarse en los pilares de la gestión correcta: calidad del agua y alimentación. Estos son los factores PRIORITARIOS en la cría de animales acuáticos. Un fondo coloreado no causa mortalidad en los peces comprados, un pico de amoníaco sí. Cuando entiendan bien cómo no hacer que los peces mueran por intoxicación o desnutrición, entonces será un paseo divertido profundizar en las preferencias ambientales de las especies que han elegido.

Un último consejo en general, necesario dada la abundancia de charlatanería y falta de educación que veo en algunas comunidades de acuarismo, va dirigido a aquellos que critican e insultan a los nuevos entusiastas por elecciones estéticas poco compartidas. Si la energía que emplean en tratar mal al prójimo la usaran para leer publicaciones científicas, quizás este sector se beneficiaría.

 

Blue aquarium background is appropriate for rearing male Siamese fighting fish (Betta splendens)

The effect of aquarium color background on the survival, growth performance, body coloration, and enzymatic activity of laboratory cultured Cherax quadricarinatus juveniles

The Influence of Substrate Color on the Alarm Response of Tidepool Sculpins (Oligocottus maculosus; Pisces, Cottidae)

Crypsis in Corydoras (Pisces: Siluriform es, C allichthyidae).

Environmental light color affects the stress response of Nile tilapia

Effect of Environmental Color on the Behavioral and Physiological Response of Nile Tilapia

Preference of juvenile tiger puffer for light spectrum and tank colours based on different body size and breeding background

Effect of Background Color on the Growth Pattern, Breeding Performance and Coloration of Guppy Fish (Poecilia reticulata)

Color preferences affect learning in zebrafish, Danio rerio

Effects of different background colors on adult spawning, egg hatchability, and larval survival of zebrafish (Danio rerio)

Antes y Después de la acuicultura como negocio

La acuicultura moderna nace de la unión entre conocimientos técnicos y económico-financieros. En Artemio Lab contamos con ambos, y por eso, los inversionistas confían en nuestra firma consultora.

Artemio Lab brinda asesoramiento a inversionistas interesados en la acuciultura
Inversionista
Antes y Después de la acuicultura como negocio

La acuicultura moderna nace de la unión entre conocimientos técnicos y económico-financieros. En Artemio Lab contamos con ambos, y por eso, los inversionistas confían en nuestra firma consultora.

Artemio Lab brinda asesoramiento a inversionistas interesados en la acuciultura
Conversión alimenticia en tilapia

La conversión alimenticia en las tilapias es un factor de rendimiento zootécnico y económico extremadamente importante para el éxito del proyecto de acuicultura. Como sugiere la misma palabra, con conversión nos referimos a la capacidad de las tilapias para transformar el alimento que ingieren en biomasa de su cuerpo; específicamente, lo que más nos interesa es el filete que se venderá y consumirá.

La tilapia es un pez con un excelente rendimiento zootécnico precisamente debido a su capacidad de crecer rápidamente y necesitar, en proporción, menor cantidad de alimento en comparación con otras especies acuícolas.

Existe una sigla que define la conversión alimenticia. Se llama FCA, “Factor de Conversión Alimenticia”, o FCR por su acrónimo en inglés, “Feed Conversion Rate”.

feed conversion

La fórmula para el cálculo es: TOTAL DE ALIMENTO CONSUMIDO / TOTAL DE AUMENTO DE BIOMASA.

Un valor de 1 significa que 1 kg de alimento se convierte en 1 kg de pez vivo.

Un valor de 2 significa que se necesitan 2 kg de alimento para obtener 1 kg de pez vivo, lo que indica una peor conversión, dado que el objetivo es producir más biomasa con menos gastos de alimento.

La tilapia muestra una conversión de 1.4-1.8 con los alimentos comerciales. Sin embargo, si el alimento no es específico para la tilapia o si el pez sufre alguna patología, puede consumir más sin crecer adecuadamente.

Existen variantes de la fórmula que no ofrecen un valor específico, como se puede observar en la última imagen.

También existe el FCA aplicado específicamente a la parte comestible del animal, lo que nos permite comprender cuánto filete se produce a partir de una determinada cantidad de alimento concentrado suministrado y consumido por las tilapias.

Es importante comprender otros aspectos.

  • Las tilapias convierten todos los alimentos que consumen, no solo el alimento concentrado artificial. Esto significa que si se alimentan con algas, detritos, etc., estos también contribuyen al aumento de biomasa. Este aspecto es particularmente interesante en sistemas simbióticos y biofloc, donde los flóculos microbianos enriquecen la dieta de las mojarras, lo que permite ahorrar alimento artificial, que suele ser más costoso. En el biofloc, se logra un FCA de incluso menos de 1-1.1, y no se debe a una mejor conversión de las tilapias, eso es otro tema, sino simplemente porque consumen muchos flóculos y, por lo tanto, necesitan menos alimento comercial.
  • Un valor alto de FCA, es decir, una peor conversión, puede tener diversas causas, como mala calidad del agua, enfermedades, mala genética o otras fuentes de estrés.

Ofrecemos asesoramiento a los productores de tilapia para mejorar la eficiencia de sus cultivos acuícolas. Puedes contactarnos a través de WhatsApp utilizando el botón verde.

 

Productor acuicola
Conversión alimenticia en tilapia

La conversión alimenticia en las tilapias es un factor de rendimiento zootécnico y económico extremadamente importante para el éxito del proyecto de acuicultura. Como sugiere la misma palabra, con conversión nos referimos a la capacidad de las tilapias para transformar el alimento que ingieren en biomasa de su cuerpo; específicamente, lo que más nos interesa es el filete que se venderá y consumirá.

La tilapia es un pez con un excelente rendimiento zootécnico precisamente debido a su capacidad de crecer rápidamente y necesitar, en proporción, menor cantidad de alimento en comparación con otras especies acuícolas.

Existe una sigla que define la conversión alimenticia. Se llama FCA, “Factor de Conversión Alimenticia”, o FCR por su acrónimo en inglés, “Feed Conversion Rate”.

feed conversion

La fórmula para el cálculo es: TOTAL DE ALIMENTO CONSUMIDO / TOTAL DE AUMENTO DE BIOMASA.

Un valor de 1 significa que 1 kg de alimento se convierte en 1 kg de pez vivo.

Un valor de 2 significa que se necesitan 2 kg de alimento para obtener 1 kg de pez vivo, lo que indica una peor conversión, dado que el objetivo es producir más biomasa con menos gastos de alimento.

La tilapia muestra una conversión de 1.4-1.8 con los alimentos comerciales. Sin embargo, si el alimento no es específico para la tilapia o si el pez sufre alguna patología, puede consumir más sin crecer adecuadamente.

Existen variantes de la fórmula que no ofrecen un valor específico, como se puede observar en la última imagen.

También existe el FCA aplicado específicamente a la parte comestible del animal, lo que nos permite comprender cuánto filete se produce a partir de una determinada cantidad de alimento concentrado suministrado y consumido por las tilapias.

Es importante comprender otros aspectos.

  • Las tilapias convierten todos los alimentos que consumen, no solo el alimento concentrado artificial. Esto significa que si se alimentan con algas, detritos, etc., estos también contribuyen al aumento de biomasa. Este aspecto es particularmente interesante en sistemas simbióticos y biofloc, donde los flóculos microbianos enriquecen la dieta de las mojarras, lo que permite ahorrar alimento artificial, que suele ser más costoso. En el biofloc, se logra un FCA de incluso menos de 1-1.1, y no se debe a una mejor conversión de las tilapias, eso es otro tema, sino simplemente porque consumen muchos flóculos y, por lo tanto, necesitan menos alimento comercial.
  • Un valor alto de FCA, es decir, una peor conversión, puede tener diversas causas, como mala calidad del agua, enfermedades, mala genética o otras fuentes de estrés.

Ofrecemos asesoramiento a los productores de tilapia para mejorar la eficiencia de sus cultivos acuícolas. Puedes contactarnos a través de WhatsApp utilizando el botón verde.

 

Importancia del proyecto piloto en acuicultura

Las inversiones exitosas en acuicultura deben planificarse de manera detallada y calculada. La herramienta más idónea para cumplir con esta tarea es el diseño de un proyecto piloto que sirva como ejemplo modular para la inversión completa. El proyecto piloto es una etapa esencial para cualquier empresa acuícola que busque reducir el riesgo de fracaso.

Existen dos categorías de “nuevos acuicultores”:

  1. Los pequeños productores que desean un proyecto de escala comercial como negocio, no simplemente como una profesión personal.
  2. Los grandes inversionistas, quienes suelen tener poco conocimiento sobre acuicultura pero se sienten atraídos por los datos económicos positivos de la industria.

Ambas categorías pueden enfrentarse a un error muy peligroso desde el punto de vista económico y tecnológico.

Los pequeños a menudo quieren incursionar en el sector acuícola con uno o dos estanques de pocos metros cúbicos para cultivar apenas mil o dos mil peces, y “ver cómo funciona”.

Si bien esta forma de comenzar no expone a los dueños a grandes pérdidas, debido al capital mínimo necesario para esta producción, el verdadero riesgo radica en que la experiencia, ya sea positiva o negativa, puede ser profundamente engañosa. Comenzar con un proyecto de dos tanques pequeños cuando se tiene en mente una granja a escala comercial es un grave error de incoherencia. Cualquier resultado empírico obtenido de la cría de mil peces nunca será un dato válido para hacer proyecciones útiles con respecto a una producción de varias toneladas mensuales a escala comercial. Son sistemas productivos completamente diferentes, tanto a nivel técnico como tecnológico, así como en términos de flujo de caja, optimización de inversiones en infraestructuras, costos operativos y de personal.

Un proyecto piloto útil debe tener un tamaño calculado adecuado y representar una “unidad productiva” compatible con la del proyecto final. Por ejemplo, si se supone que la granja completa producirá 300 toneladas anuales de tilapia roja utilizando 18 tanques, cosechando tres tanques cada mes, un proyecto piloto adecuado sería probablemente una línea productiva de apenas 6 tanques, cuya producción sea exactamente de 1/3 del total y con la misma frecuencia, es decir, mensual. Si este piloto funciona, el proyecto final tres veces más grande podrá ser analizado previamente utilizando los datos tecnológicos, económicos y financieros del piloto, ya que este sería simplemente un módulo repetido tres veces en el proyecto final.

El error de algunos grandes inversionistas, por otro lado, es creer que las producciones zootécnicas son iguales a las de industrias con maquinarias, como fábricas. Toda producción zootécnica tiene numerosas variables e imprevistos que dependen mucho de la tipología de la infraestructura, del entorno ambiental y climático, y del personal empleado. Es fundamental realizar un proyecto piloto para ajustar el protocolo estándar general a las condiciones específicas de la empresa, para luego poder perfeccionar las operaciones y luego invertir para completar toda la obra con todos los detalles adecuados.

No arriesgues tu capital, agenda una asesoría preliminar gratuita con los especialistas de Artemio Lab

Inversionista
Importancia del proyecto piloto en acuicultura

Las inversiones exitosas en acuicultura deben planificarse de manera detallada y calculada. La herramienta más idónea para cumplir con esta tarea es el diseño de un proyecto piloto que sirva como ejemplo modular para la inversión completa. El proyecto piloto es una etapa esencial para cualquier empresa acuícola que busque reducir el riesgo de fracaso.

Existen dos categorías de “nuevos acuicultores”:

  1. Los pequeños productores que desean un proyecto de escala comercial como negocio, no simplemente como una profesión personal.
  2. Los grandes inversionistas, quienes suelen tener poco conocimiento sobre acuicultura pero se sienten atraídos por los datos económicos positivos de la industria.

Ambas categorías pueden enfrentarse a un error muy peligroso desde el punto de vista económico y tecnológico.

Los pequeños a menudo quieren incursionar en el sector acuícola con uno o dos estanques de pocos metros cúbicos para cultivar apenas mil o dos mil peces, y “ver cómo funciona”.

Si bien esta forma de comenzar no expone a los dueños a grandes pérdidas, debido al capital mínimo necesario para esta producción, el verdadero riesgo radica en que la experiencia, ya sea positiva o negativa, puede ser profundamente engañosa. Comenzar con un proyecto de dos tanques pequeños cuando se tiene en mente una granja a escala comercial es un grave error de incoherencia. Cualquier resultado empírico obtenido de la cría de mil peces nunca será un dato válido para hacer proyecciones útiles con respecto a una producción de varias toneladas mensuales a escala comercial. Son sistemas productivos completamente diferentes, tanto a nivel técnico como tecnológico, así como en términos de flujo de caja, optimización de inversiones en infraestructuras, costos operativos y de personal.

Un proyecto piloto útil debe tener un tamaño calculado adecuado y representar una “unidad productiva” compatible con la del proyecto final. Por ejemplo, si se supone que la granja completa producirá 300 toneladas anuales de tilapia roja utilizando 18 tanques, cosechando tres tanques cada mes, un proyecto piloto adecuado sería probablemente una línea productiva de apenas 6 tanques, cuya producción sea exactamente de 1/3 del total y con la misma frecuencia, es decir, mensual. Si este piloto funciona, el proyecto final tres veces más grande podrá ser analizado previamente utilizando los datos tecnológicos, económicos y financieros del piloto, ya que este sería simplemente un módulo repetido tres veces en el proyecto final.

El error de algunos grandes inversionistas, por otro lado, es creer que las producciones zootécnicas son iguales a las de industrias con maquinarias, como fábricas. Toda producción zootécnica tiene numerosas variables e imprevistos que dependen mucho de la tipología de la infraestructura, del entorno ambiental y climático, y del personal empleado. Es fundamental realizar un proyecto piloto para ajustar el protocolo estándar general a las condiciones específicas de la empresa, para luego poder perfeccionar las operaciones y luego invertir para completar toda la obra con todos los detalles adecuados.

No arriesgues tu capital, agenda una asesoría preliminar gratuita con los especialistas de Artemio Lab

Como funciona la eliminación del nitrógeno en los acuarios

La gestión de acuarios domésticos se centra en mantener la calidad del agua. El problema principal son los compuestos de nitrógeno tóxicos para los peces y otros habitantes ornamentales.

Los aficionados a los acuarios suelen pensar que la única forma de mantener la calidad del agua es mediante un filtro biológico que funcione como oxidante del amonio a nitrito y/o directamente a nitrato, gracias a bacterias y hongos especializados que se establecen allí de manera autónoma.
Los sistemas de filtración mecánica y biológica, también conocidos como RAS simplificados, son actualmente una de las tecnologías más efectivas para criar densidades altas de animales sin necesidad de cambios frecuentes y voluminosos de agua.

Existen numerosas alternativas demostradamente eficaces para el tratamiento del agua. En la acuicultura tropical, por ejemplo, a menudo se prefiere aprovechar la biología de microorganismos no para oxidar el nitrógeno, sino para extraerlo e incorporarlo en su biomasa. Los microorganismos que oxidan el amonio a otras formas inorgánicas simplemente cambian la forma del problema, pero no lo eliminan del agua al final del proceso.

Los sistemas simbióticos en la acuicultura tropical son efectivos y en muchos casos económicamente ventajosos, lo que significa que los animales crecen mucho mejor con menos demanda de alimento externo. Los peces, de hecho, se alimentan también de esa biomasa microbiana que ha incorporado el nitrógeno disuelto, ahora no tóxico sino proteico.

En un acuario, no es factible aprovechar eficazmente la biomasa de los microorganismos: requieren integración de azúcar o carbohidratos más complejos, además de enturbiar el agua. Algo que no queremos en nuestra sala de estar.

Lo que muchos acuarios experimentan sin ser conscientes es el cambio entre un sistema basado en la oxidación en un filtro biológico y la incorporación del nitrógeno en la biomasa vegetal (fitodepuración). No se confundan: la oxidación y la fitodepuración son procesos relacionados y, en algunos casos, sinérgicos para el objetivo final, que es un ambiente habitable para los peces ornamentales.

Lo que no debería sorprender es la falta de un “pico de nitrito” en acuarios muy plantados y con pocos y pequeños peces insertados incluso poco después de la instalación del acuario sin un filtro biológico a pleno rendimiento. Hay dos conceptos clave:

Los microorganismos que oxidan el amonio crecen en proporción a la carga que deben procesar. Si es baja, las superficies del decorado del tanque son más que suficientes. Un filtro biológico se crea para aumentar las superficies colonizables, pero no siempre es necesario.
La vía oxidativa de hongos y bacterias y la vía de asimilación en las plantas son procesos relacionados pero también pueden ser alternativos. Abundan especies de algas y plantas superiores que pueden utilizar eficazmente el amonio, e incluso en algunos casos prefieren el amonio al nitrato como fuente de nitrógeno. Un acuario densamente plantado no solo consume el nitrato que se forma, sino que también puede reducir drásticamente la carga de amonio que es oxidada por los microorganismos.
Aquí tienes un esquema extremadamente simplificado para obtener una visión general. Faltan algunos pasos intermedios por legibilidad, podrían ser un punto de partida para nuevas infografías.

eliminacion nitrogeno en acuarios
Acuariofilia
Como funciona la eliminación del nitrógeno en los acuarios

La gestión de acuarios domésticos se centra en mantener la calidad del agua. El problema principal son los compuestos de nitrógeno tóxicos para los peces y otros habitantes ornamentales.

Los aficionados a los acuarios suelen pensar que la única forma de mantener la calidad del agua es mediante un filtro biológico que funcione como oxidante del amonio a nitrito y/o directamente a nitrato, gracias a bacterias y hongos especializados que se establecen allí de manera autónoma.
Los sistemas de filtración mecánica y biológica, también conocidos como RAS simplificados, son actualmente una de las tecnologías más efectivas para criar densidades altas de animales sin necesidad de cambios frecuentes y voluminosos de agua.

Existen numerosas alternativas demostradamente eficaces para el tratamiento del agua. En la acuicultura tropical, por ejemplo, a menudo se prefiere aprovechar la biología de microorganismos no para oxidar el nitrógeno, sino para extraerlo e incorporarlo en su biomasa. Los microorganismos que oxidan el amonio a otras formas inorgánicas simplemente cambian la forma del problema, pero no lo eliminan del agua al final del proceso.

Los sistemas simbióticos en la acuicultura tropical son efectivos y en muchos casos económicamente ventajosos, lo que significa que los animales crecen mucho mejor con menos demanda de alimento externo. Los peces, de hecho, se alimentan también de esa biomasa microbiana que ha incorporado el nitrógeno disuelto, ahora no tóxico sino proteico.

En un acuario, no es factible aprovechar eficazmente la biomasa de los microorganismos: requieren integración de azúcar o carbohidratos más complejos, además de enturbiar el agua. Algo que no queremos en nuestra sala de estar.

Lo que muchos acuarios experimentan sin ser conscientes es el cambio entre un sistema basado en la oxidación en un filtro biológico y la incorporación del nitrógeno en la biomasa vegetal (fitodepuración). No se confundan: la oxidación y la fitodepuración son procesos relacionados y, en algunos casos, sinérgicos para el objetivo final, que es un ambiente habitable para los peces ornamentales.

Lo que no debería sorprender es la falta de un “pico de nitrito” en acuarios muy plantados y con pocos y pequeños peces insertados incluso poco después de la instalación del acuario sin un filtro biológico a pleno rendimiento. Hay dos conceptos clave:

Los microorganismos que oxidan el amonio crecen en proporción a la carga que deben procesar. Si es baja, las superficies del decorado del tanque son más que suficientes. Un filtro biológico se crea para aumentar las superficies colonizables, pero no siempre es necesario.
La vía oxidativa de hongos y bacterias y la vía de asimilación en las plantas son procesos relacionados pero también pueden ser alternativos. Abundan especies de algas y plantas superiores que pueden utilizar eficazmente el amonio, e incluso en algunos casos prefieren el amonio al nitrato como fuente de nitrógeno. Un acuario densamente plantado no solo consume el nitrato que se forma, sino que también puede reducir drásticamente la carga de amonio que es oxidada por los microorganismos.
Aquí tienes un esquema extremadamente simplificado para obtener una visión general. Faltan algunos pasos intermedios por legibilidad, podrían ser un punto de partida para nuevas infografías.

eliminacion nitrogeno en acuarios
Conferencia de Artemio Lab en el Diplomado de Piscicultura de la Universidad Nacional de Asunción UNA

El Departamento de Pesca y Acuicultura de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Asunción UNA, Paraguay, ha organizado un importante diplomado universitario sobre la producción acuícola, con clases que se llevan a cabo durante 4 meses a partir de octubre de 2023.

Artemio Lab, a través del Dr. Matteo Rancan, participa como conferencista exponiendo:

“Evaluación de la calidad del pescado y método QIM”

Clase del 15 de diciembre de 2023.

Novedades acuicolas
Conferencia de Artemio Lab en el Diplomado de Piscicultura de la Universidad Nacional de Asunción UNA

El Departamento de Pesca y Acuicultura de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Asunción UNA, Paraguay, ha organizado un importante diplomado universitario sobre la producción acuícola, con clases que se llevan a cabo durante 4 meses a partir de octubre de 2023.

Artemio Lab, a través del Dr. Matteo Rancan, participa como conferencista exponiendo:

“Evaluación de la calidad del pescado y método QIM”

Clase del 15 de diciembre de 2023.