Bioseguridad en Acuicultura: prevencion de enfermedades

En los últimos años, el tema de la bioseguridad en la acuicultura ha ganado cada vez más importancia y consideración a nivel internacional. En este artículo, vamos a aclarar varios conceptos importantes sobre el significado de la bioseguridad aplicada a la piscicultura, así como las reglas para que un proyecto acuícola sea bioseguro. También proporcionaremos sugerencias sobre cómo mejorar una instalación existente para que cumpla con los varios requisitos y subir asi su nivel de bioseguridad.

Significado de bioseguridad aplicada a la acuicultura

La palabra ‘bioseguridad’ significa literalmente ‘seguridad a nivel biológico’. Esto nos lleva a comprender que se refiere a varios principios para proteger un sistema, como un cultivo de peces o camarones, de diversos tipos de amenazas, especialmente de origen biológica, como infecciones, parásitos, etc. No solo implica proteger a los animales, sino también a los operadores (como los trabajadores de campo) y a otras granjas.

Es importante no confundir ‘bioseguridad’ con ‘tratamientos sanitarios o terapéuticos’. La bioseguridad implica la prevención de todo tipo de daño y no se limita a evitar que una enfermedad surja; también establece reglas y protocolos para evitar que un problema sanitario se propague entre todos los animales de un cultivo, para prevenir la contaminación de los cultivos de otros productores y tambien para evitar que los trabajadores se enfermen en caso de que la enfermedad sea transmisible a los humanos.

Bioseguridad: sirve realmente o es solo para cumplir con las leyes?

La duda es legítima, de hecho. Por diversas razones, a menudo resulta difícil comprender los beneficios de cumplir con un reglamento, y a veces los resultados no son evidentes en la experiencia directa de los piscicultores.

La importancia de la bioseguridad, especialmente en la acuicultura, no es fácilmente cuantificable en la rutina laboral: su relevancia se hace evidente cuando las cosas van mal, no cuando todo parece ir bien. Por esta razón, muchos piscicultores se quejan de las obligaciones impuestas por los gobiernos y las agencias administrativas de sus respectivos países cuando se les exige cumplir con las leyes relacionadas.

Varios países latinoamericanos están elaborando reglamentos cada vez más estrictos en el campo de la bioseguridad aplicada a la piscicultura. Aunque aún se encuentran lejos de los estándares europeos, al menos intentan acercarse paso a paso.

En los próximos párrafos, vamos a describir algunos de los principios más importantes sobre este tema.

Bioseguridad fisica

Sencillamente, si una amenaza no puede ingresar físicamente a la granja, hemos resuelto este problema desde la raíz. 

Numerosas patologías infecciosas son producidas por bacterias y virus conocidos como patógenos obligados. Esto implica que solo pueden sobrevivir si están en contacto con sus hospedadores, los peces, y en el medio ambiente no perduran por mucho tiempo, variando según la especie. 

En otras palabras, un cultivo de peces que no reciba físicamente una inoculación de cierta bacteria, virus o parásito nunca se verá afectado por ellos. Este es el caso, por ejemplo, del virus de la tilapia del lago (TILV). Si una granja de tilapia nunca ha estado expuesta al TILV y nunca entra en contacto con materiales, peces o agua contaminados, nunca sufrirá de esta patología tan destructiva.

Este principio no se aplica o solo se aplica parcialmente a otras enfermedades. Los hongos oomicetos, responsables de la mortalidad en peces jóvenes o adultos estresados, reconocibles por su aspecto similar a algodón blanco en el exterior, están prácticamente presentes en todo el medio ambiente y se definen como patógenos oportunistas. Esto significa que en condiciones normales sobreviven en el entorno, por ejemplo, nutriéndose de sedimentos orgánicos (frecuentemente material vegetal como hojas y ramas), y cuando se presentan las condiciones idóneas, pueden atacar a los peces.

Una herida o un estrés fuerte, como el térmico, pueden abrir la puerta a la infestación por los oomicetos. En este caso, no hay forma de eliminar completamente la amenaza como podríamos hacer con el TILV, pero podemos desarrollar un excelente manejo del cultivo para evitar que los hongos afecten a los peces.

De cualquier manera, evitar la introducción de peces fuertemente afectados por los hongos es una buena manera de reducir el riesgo de que otros peces previamente sanos se vean potencialmente parasitados.

Consejos practicos de bioseguridad fisica en acuicultura

  • Control de personas, materiales, herramientas, vehículos y peces que ingresen a la granja:
    • Las personas deben usar trajes adecuados y limpiar sus zapatos en soluciones desinfectantes (o cambiarlos por botas de uso específico en la granja).
    • Los materiales deben tener trazabilidad de origen y estar correctamente embalados para poder revisar su estado exterior; si es necesario, limpiarlos.
    • Las herramientas deben ser de uso específico y desinfectables.
    • Los nuevos peces deben ser controlados y no deben mezclarse con los lotes existentes. De la misma manera, todos los materiales o herramientas que entren en contacto con ellos.

Bioseguridad directa

La química, en específico ciertos tipos de productos, es una aliada para el control de varios problemas sanitarios. En este caso particular, nos referimos a compuestos que tengan acción inhibitoria o eliminadora contra microorganismos, pero no estamos haciendo referencia a antibióticos ni a otros fármacos.

Nos referimos a agentes ácidos, básicos, oxidantes, espumógenos, surfactantes, entre otros, que ayudan a remover la suciedad y a reducir la carga microbiana presente en el lugar.

Concepto de limpieza

Una superficie limpia es aquella que carece de agregados, incrustaciones, sedimentos o residuos de cualquier naturaleza. Eliminar toda esta ‘suciedad’ visible es la primera técnica para luego llevar a cabo un proceso más eficaz contra todos los microbios presentes.

Una superficie visiblemente sucia, de hecho, no se puede desinfectar de manera eficaz. Cualquier tratamiento, químico o térmico, no puede actuar contra aquellos microbios ocultos en las irregularidades de los residuos diversos; son microespacios que se convierten en refugio para los microbios.

Concepto de desinfección

Con desinfección nos referimos a la eliminación directa de la mayoría de los microorganismos. Desinfectar no implica destruir el 100% de los microbios, pero es suficiente para reducir enormemente el riesgo de consecuencias patógenas.

Se pueden emplear diferentes clases de productos químicos según el tipo de microbios a eliminar, la naturaleza del material de la superficie, los espacios, las temperaturas y la forma de los objetos a tratar.

Concepto de esterilización

La esterilización se refiere al proceso destinado a eliminar completamente todos los microbios, incluidos bacterias, virus, hongos y esporas, de un objeto, superficie o entorno. El objetivo principal de la esterilización es asegurar la total eliminación de cualquier forma de vida microbiana que pueda causar infección o contaminación. 

En el ámbito de la acuicultura, la esterilización se aplica poco, principalmente por razones económicas, ya que suele ser más complicada y costosa. Normalmente, se realiza la esterilización para materiales y herramientas en entornos médicos, veterinarios o en momentos específicos, como en el caso de las inyecciones hormonales para la reproducción de los peces.

La vacunación es bioseguridad?

La vacunación de los animales implica reducir o eliminar el riesgo de que no solo sufran la patología, sino también limitar la posibilidad de convertirse en fuente de contaminación para otros.

Por consiguiente, la vacunación es una forma de bioseguridad que llamamos INDIRECTA. Es indirecta porque no somos nosotros, como operadores responsables del cultivo, quienes luchamos químicamente o físicamente contra los microbios patógenos, sino que permitimos que sean los propios peces los que combatan estos microorganismos. La vacunación, de hecho, consiste en entrenar el sistema inmunológico de los animales para que sean capaces de eliminar de forma autónoma la amenaza biológica para la cual han sido vacunados, por ejemplo, una variedad específica de bacterias o virus.

El concepto de LOTE

La introducción del concepto de lote en la acuicultura y en la disciplina zootécnica en general ha permitido avances en las técnicas y eficacia de la bioseguridad.

 

Un lote se define como el grupo de individuos que comparten el mismo espacio y/o están sujetos a los mismos riesgos sanitarios.

 

Por ejemplo, dos peces en el mismo tanque se consideran un único lote. Sin embargo, si dos peces están en tanques diferentes y aislados, representan dos lotes separados. Si el operador mezcla herramientas y agua en el cuidado de esos dos tanques, los dos peces pasan a ser considerados del mismo lote, ya que comparten los mismos riesgos sanitarios y condiciones.

En Artemio Lab diseñamos planes de bioseguridad personalizados para los establecimientos acuícolas de nuestros clientes, con el fin de que cumplan con los requisitos legales y obtengan los mejores resultados prácticos en el cultivo. ¿Estás interesado?